Historia reciente del Reino de LSE

   Nota: elesiano es el habitante de LSE (ele-ese-e)
   Nota II: Los anfitriones son una nueva clase social, con tanto poder como el rey, relativamente ajenos a los asuntos del reino pero sin cuya actividad el reino caería. Los anfitriones se unen normalmente bajo un solo nombre: Miarroba, Xoopiter, etc.

   El reinado de Brown I, que dura ya cuatro años, ha pasado por diferentes etapas, que podrían delimitarse atendiendo a los diferentes lugares de alojamiento de sus súbditos elesianos, proporcionada por los anfitriones. La primera fue la Era de Miarroba, etapa de fructífero florecimiento donde comenzaron a aparecer los personajes que más tarde quedarían inmortalizados por sus hazañas y discusiones en la corte. La particular política de dispensación de títulos nobiliarios, basada en la participación del populacho y no en hazañas ni sangre azul, pronto haría aparecer a los primeros cortesanos cercanos a Su Alteza. De entre ellos, Sir Wolf pasará a la historia por ser el primero en encumbrarse en la pirámide social, participando aún más que el propio rey Brown I.
   También es de destacar que en la Era de Miarroba aparecieron los primeros LJ creados por uno de los súbditos del Reino de LSE, modelitos_martel.
   Siguiendo el ejemplo, la comunidad llegó a un acuerdo: la creación de un LJ "oficial" del Reino de LSE: Terror en la Ciénaga Oscura.


   Crisis de la Era Miarroba

   La crisis comenzó por el malestar generalizado entre toda la población, incluyendo nobles y plebeyos, acerca de que su participación caía en un saco roto debido a los numerosos abismos y vacíos que estaban comenzando a aparecer en aquellas tierras (errores de miarroba), de manera que discursos elocuentes y brillantes se perdían para siempre en estos abismos. Los anfitriones Miarroba prometieron intentar cambiar esta situación, pero tras una aparente mejoría la situación volvió a empeorar. Brown I decidió trasladar su reinado a otro lugar por propia iniciativa, alentado por las muestras de malestar entre la población.


   La transición de Lycos

   Se atravesó entonces una era de transición en la que la anfitrionía del reino se trasladó a Lycos. La extrema lentitud con la que los elesianos se movían por la ubicación proporcionada por los nuevos anfitriones fue motivo de protesta. Sin embargo, con esta transición, el rey Brown I sentó las bases de lo que sería el nuevo Reino de LSE.


   La Era de Xoopiter

   En estos momentos atravesamos lo que muchos expertos están comenzando a denominar como el "Fin de la Tercera Era", por motivos que expondremos más adelante. Sin embargo, durante la era de Xoopiter el Reino siguió creciendo y la venida de nuevos súbditos significó un impulso definitivo de las artes sobre las que se sustenta el reino: los LJ.

   La situación de la nobleza apenas cambió, si bien se produjo la desaparición del Conde Wolf y el consiguiente ascenso de Sir JDKaos y Sir Shekou. Este último, con motivo de su ascenso a conde, cambió su nombre por el de Naar. Así pues, la nueva alta nobleza estaría representada por el Conde JDKaos y el Conde Naar.

   El ambicioso Proyecto Alejandría que Brown I tenía en mente desde el comienzo de su reinado comenzó a dar sus frutos. Nuevos elesianos llegados de diferentes reinos impulsaron el arte de los LJ, piedra angular del Reino de LSE, nombrándose diferentes secciones destinadas al desarrollo y recuperación de las antiguas reliquias de los Tiempos Pasados que son la razónd e ser del Reino de LSE y del reinado de Brown I.


   Proyecto Alejandría

   Este proyecto es la base en torno a la cual giran los elesianos, y su principal cometido es la recuperación de las antiguas reliquias de los Tiempos Pasados, aparecidas antes de la era de LSE.

   Un resurgimiento de estas antiguas reliquias, cuya reproducción comenzó a extenderse, nació fuera de los límites del reino. Esto favoreció al crecimiento de la población de elesianos, y aunque el eco de este resurgimiento no se mantuvo demasiado tiempo en las tierras más cercanas al Reino de LSE, impulsó lo que sería el Proyecto Alejandría.

   Justo antes de entrar en la Era de Xoopiter, el Barón Innominable puso una de las primeras piedras con la reproducción de una de las reliquias más codiciadas: La Piedra de la Ciencia. Tras esta primera aportación surgida de la nobleza, los nuevos elesianos siguieron el ejemplo y trabajaron en diferentes proyectos.

   Poco tiempo después apareció el nuevo elesiano Shiryu, anunciando el fabuloso descubrimiento de unas reliquias de los Tiempos Pasados. Shiryu trabajó en la reproducción y al poco tiempo el Reino de LSE contó con nuevas reliquias, varias del proyecto PAE y otras tres dedicadas a las Crónicas Cretenses.

   Cuando aún estaba caliente la reproducción de estas reliquias, otro nuevo elesiano, Fenbren, completó una empresa nunca antes vista en el reino: la traducción de una antigua reliquia que no había llegado a las manos de ninguno de los súbditos del reino en los Tiempos Pasados.

   A esta le siguieron las diferentes reliquias del Grial, en las que trabajó de la misma forma Baklands, miembro de la burguesía, apoyado por Ethelnir, un nuevo elesiano. Precisamente ´con la creación de la Sexta Reliquia del Grial termina la Era de Xoopiter.


   La Caída de Xoopiter: Los elesianos en el Exilio

   Y un día, de pronto, el Reino de LSE cayó. Desde el principio, los anfitriones alegaron excusas poco claras, primero cambios de ubicación y después enfermedades y plagas varias (virus). Temiendo que la situación se prolongara demasiado, el rey Brown I marchó al exilio acompañado de sus más fieles seguidores, esperando que los anfitriones pudieran arreglar la situación.

   En dos ocasiones hubo un leve restablecimiento de la ubicación, pero a fecha de hoy se ha producida la tercera caída de Xoopiter. El descontento está creciendo entre los súbditos del rey Brown I, y, según se dice en los mentideros, el rey está pensando en volver a cambiar de anfitriones. La incertidumbre crece a medida que pasa el tiempo y los elesianos exiliados cada vez creen menos en los anfitriones Xoopiter. ¿Qué nos deparará el mañana? Sólo nuestro querido rey Brown I lo sabe.