Sinopsis

LA VENGANZA DE ALTEO
Título original: Bloodfeud of Altheus.
© John Butterfield, David Henigmann, Philipp Parker del texto, 1985. Dan Woods de las ilustraciones, 1985. Cubierta ilustrada por Michael Embden.
Primera edición publicada por Puffin Books, Penguin Books Ltd. Gran Bretaña, 1985.
Publicado en España por Ediciones Altea, 1987.
Traducción de Ana Bermejo.
Páginas: 300
Secciones: 620
Ilustraciones de doble hoja: 0
Ilustraciones de una hoja:
36
Ilustraciones pequeñas: 7
Combates: 25
Enemigos distintos: 17
Dificultad: Alta
Muertes automáticas: 10
   En esta saga de libros, Alteo, hijo del rey Egeo de Atenas, impelido por sus antepasados, deberá marchar a Creta, desde Trezena, su ciudad natal, para vengar el horrible asesinato de su hermano, Teseo. En la primera parte, "La Venganza de Alteo", nuestro protagonista, avisado por Hermes de la desgracia, deberá dirigirse a Atenas, presentarse ante su padre y embarcarse allí con destino a Creta. Así, tras salir de Trezena, recorrerá, siempre expuesto a la caprichosa voluntad de los dioses, los caminos y ciudades de la Hélade, enfrentándose a hombres y animales, a tempestades furiosas y a mágicas ilusiones, hasta llegar a Atenas, donde habrá de mostrar a todos si es un digno sucesor de su hermano.
Enemigos
   Entre paréntesis figura en primer lugar la puntuación de FUERZA, y en el segundo la PROTECCIÓN, así: (F/P)
  • Amazona* (8/15) (7/14) (7/13)
  • Bandidos (7/10)
  • Conspiradores de Tebas (6/13)
  • Guardias (5/14)
  • Furias (6/18)
  • Hombre (7/13)
  • Hombres de la procesión (8/11)
  • Jabalí (12/6)
  • Ladron (6/10)
  • Lobo (2/12)
  • Serpiente marina* (22/14) (20/12) (18/11) (16/10)
  • Oso (6/13)
  • Perro negro (8/17)
  • Procusto (6/7)
  • Ratas (3/15)
  • Talos (14/18)
  • Toro* (10/16) (10/18)

   * Según el desarrollo de la historia, presentarán mayor o menor puntuación.

Comentario
   Este libro, ambientado en los siglos oscuros -poco antes de que, según la tradición homérica, se iniciara la guerra de Troya-, abre la trilogía de las"Crónicas Cretenses", sin duda, la más atípica obra, dentro del mundo de los librojuegos, de cuantas se han publicado en España. Los autores -tres- tratan de mostrar al lector algunas de las leyendas, mitos y costumbres más famosos del mundo clásico -de hecho, el propio viaje de Alteo, es una revisitación de la leyenda del propio Teseo-. En el caso concreto del primer libro, nos ofrecen un interesante recorrido -si bien, no demasiado profundo- por algunas de los principales polis y emplazamientos de la Hélade. Micenas, Corinto, el templo de Delfos, Delos, Atenas...

   Al tratar de reflejar el mundo de los siglos oscuros con tanta concreción -dioses, comportamientos, mentalidades, personajes, historia y geografía-, estos librojuegos se convierten, sin duda, en los más didácticos de cuantos se han escrito. Ello hace que quienes no estén interesados en los temas clásicos puedan sentirse un tanto abrumados por los datos-especialmente el público más joven- que allí aparecen o por los personajes -la riqueza de algunos de ellos reside, muchas veces, en los mitos que los rodean-. Quienes conozcan las andanzas de Teseo disfrutarán muchísimo más, pues ello les permitirá valorar más los paralelismos con las leyendas originales del héroe ateniense que aparecen en el libro o los guiños al lector -las historias de Procusto, Medea o Egeo, por ejemplo- que constantemente hacen los autores.

   La extensión del libro -620 secciones, lo que le convierte en el librojuego con mayor número de secciones publicado jamás en España tras "La Corona de los Reyes"- da buena cuenta de los numerosos caminos que podremos tomar para llegar a Atenas. Sin duda, para disfrutar el libro, y para atender a todas las leyendas y detalles que allí se muestran, resulta recomendable jugarlo varias veces, tratando de ir, en cada partida, en diferentes direcciones. Sin embargo, pese al fantástico planteamiento, hemos de decir que este librojuego no está al nivel de los dos que le siguen, pues, pese a la variedad de caminos y a la extensión del mismo, el desarrollo resulta un tanto lineal y simple -hecho que, en parte, se compensa, por la dificultad que ofrecen algunos enemigos-. No ofrece demasiados giros de guión ni presenta situaciones que sorprendan en demasía al lector. Aún así, un más que digno inicio que, sin duda, gustará a los amantes del mundo clásico.